¡YOGA CON CABALLOS!

¡Ahoy! ¿Cómo va? Yoga y caballos. Que lindo ¿no? Esta fue una aventura que no voy a olvidar.

Cuando llegué al lugar, En el sur de España, recién estaba comenzando un viaje que duraría 5 meses. Resulta que estaba yo viviendo en Buenos Aires, una gran ciudad capital, trabajando en una oficina y moviéndome acorde a la rutina de las grandes urbes. Ruido, smog, contaminación visual, stress, etc.

El contraste fue muy grande. De repente estaba viviendo en una ladera en la montaña, con poca gente a la vista y muchos animales alrededor. Difícil de acostumbrarse pero necesario. Desquematizarse, sacarse la ciudad de encima.

Mar Mediterráneo

Voluntariado.

Conversando con una viajera en un Hostal en Madrid, me enteré que en un pueblito cerca de Tarifa una familia tenia unas cabañas que alquilaban a turistas para vacacionar y que requerían voluntarios. Me pasó el contacto y es así que llegué a ellos.

Yo fui como voluntaria 1 mes para ayudar en la cocina a Victoria, la madre de la familia. Ella cocina para los clientes. ¡Exquisito! entre otros estaban el Salmorejo, el Pisto, la Paella, el Gazpacho. Autentica comida andaluza

Mi trabajo consistía en limpiar la cocina, preparar la mesa para los comensales y luego sacar las cosas de la mesa. También barrer y trapear el piso. Seguramente alguna cosilla más. El trabajo estaba bien. Los clientes que me tocaron no pasaban los 20, así que no era mucho.

Es También es un sitio recomendable para ir de vacaciones. La gente tenia programado horarios para hacer yoga, paseos a caballo, comida y tiempo para recorrer la zona si se deseaba o sino bien descansar. Un placer. Si tenes interés pues contactame y te paso el dato.

Vistas a Tarifa

Mi tiempo libre.

Tenia las tardes libres. para salir a recorrer, ir a la playa de Bolonia, caminar por el bosque de la montaña. Es más, me prestaron una bici, así que podía hacer recorridos. Jesús, uno de los tíos en la familia, me acompañaba y guiaba por la zona. Íbamos caminando o en bici. En un paseo con las bicicletas, pasamos entre dos enormes toros que parecían custodiar un puentecito que había ahí. Para mi ¡fue una locura hermosa! Otro día, fue José, otro tío, apareció con su caballo y me llevó a dar una vuelta. Una familia esplendida. También Sandra la hija, me llevó en auto a recorrer un poco la costa. Íbamos pasando pueblitos, todos productores de atún y hasta llegamos al Faro de trafalgar.

Mis paseos a las playas eran una aventura ya que bajaba con la bici cómodamente y alegre por la montaña pero después ¡tenia que subir! Unas gambas poderosas me quedaron después 🙂

Algo que observé también en las costas y te digo que me impactó, fueron los rastros de los inmigrantes ilegales que llegaban en pateras a España. Encontraba ropa tirada en la costa o alguna que otra patera destartalada. 

En la Duna de Bolonia, España

Historia y mitología.

El lugar es precioso. La paz se respira allí, en ese lugar sencillo, tranquilo donde alguna vez las guerras de Franco ocuparon el lugar.

Este lugar, es decir el mar mediterráneo, precisamente el Estrecho de Gibraltar es un punto estratégico para el comercio marítimo puesto que une Europa África y Asia próximo. Lo cierto es que antes supo ser escenario de guerras por su conveniente lugar. (Batalla de trafalgar, la Toma de Gibraltar, la conquista musulmana en la Península Ibérica o la Segunda Guerra Mundial) Y más lejos en el tiempo, según cuenta la mitología, fue Hércules quien abrió este canal para conectar el Mediterráneo con el Océano. Quizá por ello en la antigüedad llamaron “Columnas de Hércules” al limite geográfico del fin del mundo conocido por los griegos hasta que se cruzó el Estrecho aproximadamente en el s.VII a.C.

Hoy en día si vas a visitar esos lados encontraras las “Cuevas de Hercules” en Tánger, Marruecos. (Hay otras cuevas con el mismo nombre pero en Toledo, España.).

Faro de Trafalgar, España

Yoga y caballos

Un día me arrimé a la clase en que les explicaban a los turistas sobre los caballos. Las instructoras eran 2: una que daba clases de yoga y otra que trabajaba con los caballos.

Lo caballos.

Eran una veintena. Los soltaban a la tarde para que anden por la zona libremente. Luego ellos mismos volvían, a no ser que algún remolón se quedara atrás y hubiera que ir a buscarlo. Estaban bien cuidados y muy lindos. Todos con nombres y podías observar sus diferentes personalidades.

Los caballos

Clase para generar confianza al animal.

La francesa que vino a dar las clases con los caballos había practicado toda su vida equitación y ahora, retirada, se dedicaba a entrenar a personas para que conecten con sus caballos.

Por ejemplo, un ejercicio consistía en trabajar la confianza con el animal a través del contacto con las manos. Con suaves movimientos, acariciar al caballo y transmitirle nuestros deseos. Por supuesto, el objetivo era ofrecerle seguridad, agradecerle de que nos dejara montarlo y preguntarle – sí, preguntarle -si tenía alguna molestia o dolor.

Esto puede parecer gracioso al leerlo, pero estando allí y conectando seriamente con el animal, la efectividad era asombrosa. Podías corroborar dónde estaba la dolencia o molestia. Ademas acariciar a esas hermosas criaturas ya valía todo. Tan lindos son los caballos.

Luego podías comprobar que el animal estaba más relajado, al igual que uno 😊

Montaña y mar

Conclusión

Llegar a estas tierras fue sin duda grandioso. Estas arriba en la montaña, el aire puro, las vacas, los caballos, las gallinas y el paisaje, que ahí abajo ¡ves el mar! Y pensar que yo, hacia un mes ¡¡¡estaba encerrada en una oficina!!!

Tener el mediterráneo a los pies, África a la vuelta de la esquina (que después fui) y conectarme con la naturaleza fue increíble.

Si queres saber más de España dale click acá.

Así que ¡Ánimo! ¡A viajar! y a recordar que viajar es estudiar, es aprender y conocer, es magia, es terapia, ¡viajar es todo!

¿Tenes dudas? ¿consultas? ¡Pues acá estoy! ¡escribime! ¡Nos vemos en la próxima aventura! y no se olviden: ¡viajar fortalece!

¡Abur! y ¡gracias!

Saludos con hermosa energía 😊

Categorías: Europa

viajera cósmica

Hola! Soy Lu de la Patagonia Argentina. Soy esa que viaja para aprender, para conocer, para disfrutar. Soy esa que se inspira del mar, de la montaña, de cada ciudad y cultura. Más sobre mi en la pagina de Inicio.

4 comentarios

Juan · 21/05/2020 a las 6:51 pm

Que chulo!

Mark · 25/05/2020 a las 10:24 am

Awesome breath taking experience…

María · 20/08/2020 a las 1:13 pm

Amo los caballos!

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.